Este proyecto asume que para recuperar las calles, para reparar lo que está roto en el tejido social y volver a sentir el espacio público como lo que es, nuestro y de todos, hay que salir y tomar acciones; no en beneficio propio, sino a favor de la comunidad que somos y del espacio público que recorremos y habitamos.

Peligro, el carrito de súper, salió cargado de materiales, conducido por personas uniformadas que buscaban las fracturas del espacio público, los baches interminables; un asfalto imposible de reparar, que refleja la corrupción de las instituciones gubernamentales, una carrera hacia la modernidad que nunca terminaremos y que cada vez se ve menos sustentable.

IMG_6636 copy

¿Cuándo se llevó a cabo el hechizo que ahora parece más bien una maldición, esa de ríos entubados, deforestación, segundos pisos vehiculares y autopistas urbanas?

¿A partir de qué momento la noción de progreso significó imponer el bienestar personal por encima de los intereses de la comunidad?

Santiago Robles, artista que ha enfocado varios de sus trabajos en torno al espació público y a los distintos grupos sociales que se apropian de él, recorrió la ciudad realizando una serie de reparaciones simbólicas en las calles y banquetas de la Ciudad de México, y en los alrededores del Polyforum Siqueiros, para de esta forma subrayar el estado deplorable del espacio público. Un espacio que ha sido diseñado para los automóviles, lo cual ha llevado a fracturar la vida comunitaria y a romper el tejido social. Como lo menciona el artista, no sólo la vialidad está rota, el sentido de comunidad cuenta con sus propias fracturas en esta ciudad.

¿La ciudadanía organizada no es capaz de imaginar alternativas y llevarlas a cabo? 

Las ciudades son vastos depósitos de historia que pueden ser leídos como un libro; […] son sueños colectivos cuyo contenido latente se puede descifrar. […] Reparadora completa las partes rotas de un espacio público deteriorado que nos pertenece a todos. 

– Santiago Robles, María José Ramírez, Christian Barragán.

hh copy

La exposición Reparadora documenta esta serie de intervenciones a través de esculturas, dibujos, fotografías, libros de artista y Peligro, ese carrito de super convertido en una biblioteca que contiene libros relacionados con los temas que toca la exhibición, y que puede ser consultada gratuitamente.

¿Por qué actos simbólicos? Porque al final Reparadora no repara nada, sino que señala estos desperfectos materiales y sociales con los que, lamentablemente, nos hemos acostumbrado a convivir.

img_6469

Reparadora se expone en el Polyforum Siqueiros hasta el 20 de octubre. La entrada es libre. Les dejamos nuestra entrevista completa a Santiago Robles: