“A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Herman Melville, Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

por Óscar Muciño
@opmucino

RAINCOATS

Los finales de los setenta fueron un periodo de alta tensión cultural, variados movimientos nacieron, crecieron y vieron su ocaso en esos años. Uno de los principales brazos de este hervidero fue la música punk, bajo ella se agruparon muchos jóvenes que encontraron en el Do it yourself el llamado perfecto para dar salida a sus expresiones.

Muchos de estos grupos punks no salieron de las calles sino de los salones de clases de distintas universidades. Este fue el caso de The Raincoats, cuyas integrantes se conocieron en la escuela de arte de Hornsey.

Gina Birch (inglesa), Ana da Silva (portuguesa) y Palmolive (española, cuyo nombre es Paloma pero que fue apodada así porque el bajista de The Clash no podía pronunciar correctamente su nombre) eran la primera alineación de la banda. Palmolive ya tenía un largo recorrido en la vida punk; había habitado casas okupa, formó parte de The Slits, grupo que abandonó cuando McLaren (padre de los Sex Pistols) les pidió que salieran desnudas y llenas de barro en la portada de su disco. Tuvo un romance con Joe Strummer antes que este adoptara este nombre y formara The Clash, quien inclusive le escribió la canción “Keys to your heart”.

Esta formación sólo durará un disco, el debut de nombre homónimo. La línea musical del grupo pasa por el minimalismo, el pop, el noise y su sonido está cargado de una inquietante ternura, como la de un niño de mejillas rosadas que esconde un cuchillo en sus espaldas. Esta primera grabación incluye un grandísimo cover al tema “Lola” de The Kinks, que adquiere otros matices en la voz de estas chicas.

The Raincoats – (1979)

En su segundo disco, Odyshape, se incorpora a la agrupación Vicky Aspinall en sustitución de Palmolive; el sonido se decanta por darle mayor protagonismo a las percusiones, se impregna de un aire tribal africano. La imagen de la portada está inspirada en una pintura del pintor abstracto o conceptual Malevich. Esta grabación suele describirse como experimental.

Odyshape – (1981)

Para su tercer disco, MovingThe Raincoats se mueve a la exploración de sonidos etilo antillanos, como el reggae o dub, música de dancehall, pero sin perder ese toque obscuro e inquietante; y salpicando las canciones con tintes orientales.

Moving – (1983)

Tras este disco la banda se separará para juntarse nuevamente en los años noventa, mucho en parte por la buena promoción que les hizo Kurt Cobain, quien decía que The Raincoats habían servido de consuelo en muchas de sus tardes de tristeza.

En sus carreras en solitario Ana y Gina se metieron de lleno a la música experimental, mientras que Palmolive se entregó al cristianismo, llevando su música en misiones de caridad.

Las palabras en cuestión de música solo sirven como aderezo y presentación, es mejor invitarlos a escuchar la producción discográfica de estas chicas, que supieron tener el atrevimiento de hacer la música que les nacía en uno de los momentos más importantes para el género que aún conocemos como rock.