“A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Herman Melville, Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

gong2-620x360

por Albert Weber
@AlberthusWeber

Es la década de los sesenta y lo hippie, lo surreal y la psicodelia, están en su momento cúspide de expresión y desarrollo. En 1961 el australiano Daevid Allen decidió hacer un viaje a Europa que, sin saberlo de antemano, definirá su vida y su carrera artística. En varios otros sentidos, hoy en día podemos vislumbrar cómo este mismo viaje cambió para siempre lo que se conocerá tan sólo unos años después como el rock progresivo.

Inspirado fuertemente por los estándares estéticos de la Generación Beat, que descubrió al trabajar por años de su temprana juventud en una librería de segunda mano en Melbourne, Allen decidió hacer un viaje recorriendo las principales capitales de Europa, en búsqueda de inspiración artística y de vivencias que llenaran su espíritu, hambriento ahora de experimentación trascendental.

Se saben pocas cosas concretas de este mítico viaje de Allen a Europa, pero se dice que en París tuvo contacto con Allen Ginsberg y Peter Orlovsky, y en Dover, Inglaterra, estableció una relación más estrecha nada más y nada menos que con William S. Burroughs. Fue en este ambiente de alta motivación artística que Allen decidió emprender en algún proyecto de índole musical, siguiendo la ácida estética descubierta en Burroughs, pero componiendo bajo la filosofía “cósmica” del experimental y místico compositor Sun Ra.

gong

Al haberse instalado ya de manera permanente en el ambiente artístico de la zona, Allen empieza a colaborar estrechamente con Robert Wyatt, de tan sólo 16 años, quien posteriormente será considerado el músico más destacado e importante en la fundación del estilo Canterbury, la rama de rock progresivo más fuertemente cargada de psicodelia e improvisación. Después de tocar juntos por un par de años como el Daevid Allen Trio, representando musicalmente obras de carácter “espacial” de Burroughs pertenecientes a la Trilogía de Nova, fundan junto con Kevin Ayers y Mike Ratledge en el contexto de inspiración sin igual de 1966, la seminal banda Soft Machine (nuevamente inspirados en el concepto por la novela de Burroughs).

Esta banda deslumbró a la escena europea por la versatilidad y alta calidad de sus músicos, y la agresiva psicodelia y experimentación que proponen en el escenario. Pero el rápido sueño de la dilatada suave máquina sonora durará tan sólo un año para Allen, pues después del primer tour internacional de 1967 su visa para entrar al Reino Unido es negada de manera rotunda, y su separación de la banda se hace inminente.

Acá un acidísimo video de experimentación individual de Allen, al poco tiempo de separarse forzadamente de Soft Machine, tal vez más cercano al performance que a la ejecución tradicional:

Frustrado, Allen regresará a París junto con su pareja Gilly Smith, buscando algo ahora perdido en una ciudad que en algún momento supo fascinarlo de igual manera que Dover. Será aquí donde ambos reunirán a la primera generación de Gong, guiados artísticamente ahora por el poeta Robert Graves. Insertos todos en la profunda conmoción internacional del movimiento estudiantil de 1968, realizaron presentaciones improvisadas tanto en la calle como en pequeños festivales identificados con la causa. La presencia en el escenario de Allen toma un giro no previsto, imitando a los bufones carnavalescos, concorde a la extravagante vestimenta del resto de los músicos.

Tomó un tiempo considerable para que pudieran conseguir un contrato favorable con alguna disquera, pero Gong se mantendría estructurada como las clásicas bandas hippies de la época, viviendo todos los integrantes en una misma casa y dándole una clara importancia estética a la experimentación con LSD y otras sustancias psicotrópicas. Entre el ’73 y el ‘74, en su formación más representativa ya con Steve Hillage (guitarra) y Pierre Moerlen (batería), Gong grabó la trilogía de la “Flying Teapot”, inspirada en el concepto de la Tetera de Bertrand Russel, una analogía escéptica sobre la existencia de Dios.

Es justo después de esta época, en 1975, que Gong empieza a ser un proyecto multi-direccionado y con distintas sedes. Daevid Allen y Gilly Smyth dejan la agrupación, pero siguen construyendo la mitología de la banda bajo el mismo concepto en otros conjuntos como Planet Gong o New York Gong, mientras que la alineación “original” seguirá el liderazgo del dotado baterista para grabar bajo el nombre ahora de Pierre Moerlen’s Gong. Allen mencionó varias veces que su objetivo nunca fue mantener una sola agrupación que guardara un monopolio de identidad, sino que Gong fuera un movimiento múltiple, que empieza en distintos momentos en diferentes ciudades y que sean los variados músicos involucrados que continúen la esencia de la banda bajo el mismo concepto. Bajo esta particular filosofía es que nos llegaron hasta hoy en día agrupaciones que son en sí versiones distintas y paralelas de la misma banda. (Seguir leyendo…)