La premisa es una anécdota tan inverosímil como verdadera1: un elefante hembra choca con un autobús lleno de pasajeros en plena carretera. A lo largo de la obra escuchamos al elefante, el chofer y el autobús (el cual se convierte en un personaje per se) minutos antes, durante y después del accidente.

La puesta en escena Monster Truck de Richard Viqueira propone, más que una narrativa laboriosa, una experimentación sonora donde la herramienta base es la boca de los actores; cuya capacidad de producir sonidos es tan prodigiosa como versátil.

IMG_20170222_213548_833

Si bien Richard Viqueira ha destacado dentro del medio performático por sus extravagantes quehaceres artísticos, en esta ocasión la representación destaca por implantar en el espectador su capacidad imaginativa para ir desarrollando mentalmente el acontecimiento del choque a partir del sonido.

Entre diálogos internos de cada uno de los intérpretes, la obra suelta reflexiones sobre lo que es y lo que significa un choque. Que si es una casualidad o una coincidencia, que si es posible o probable, una cuestión de física pura o un acto de dios. Un encuentro innegable, involuntario que pudo no haber sido pero que cuando sucede, modifica las percepciones de los involucrados.

Para más información da clic aquí.

Captura de pantalla 2017-03-06 a la(s) 20.27.18


1Noticia de El Universal sobre el accidente: http://archivo.eluniversal.com.mx/notas/540557.html