El museo Jumex exhibe la exposición Memorias del Subdesarrollo en donde se pueden observar obras que representan, en palabras de su curadora Julieta González, “un importante cambio de paradigma que se produjo en la cultura y las artes visuales de América Latina, entre principios de los años sesenta y mediados de los ochenta”.

Con piezas de León Ferrari, Hélio Oiticica, Lina Bo Bardi y muchos más, Memoria del Subdesarrollo reúne el trabajo más de 50 artistas de 8 países de América Latina; todos ellos influenciados por ideas que transitan entre la pedagogía de Paulo Freire y la filosofía de Ivan Illich, pero que, sobre todo, tienen como común denominador surgir en una realidad que algunos decidieron llamar Tercer Mundo.

IMG_2558

No es de extrañar que durante el siglo XX el reconocimiento latinoamericano en el ámbito cultural continuara siendo ignorado por Occidente. Desde el surgimiento de las vanguardias artísticas -nombradas por muchos como el inicio del modernismo-, los críticos europeos y estadounidenses “olvidaron” que el modernismo en hispanoamérica comenzó 30 años antes.

Y del olvido a la violencia simbólica con mayor o menor, dependiendo del caso, imposición.

En 1965 el cineasta brasileño Glauber Rocha escribió en el manifiesto Estética del hambre: “lo que distingue al colonialismo de ayer del actual es simplemente las formas más refinadas que emplea el colonizador contemporáneo.

De esta manera, fotografías como las de Marcel Gautherot (Br) o Juan Guzmán (Mx) muestran las estructuras monumentales de rascacielos que hoy son símbolos urbanos. El desarrollo.

En contraste, trabajos como los de Horacio Zavala (Ar) o Anna Bella Geiger (Br) cuestionan la geopolítica de un continente. Los oprimidos, los de abajo, los agachados. más no agachones.

También está la conquista espiritual que se le suma a las transnacionales del neoliberalismo, los medios de comunicación y la Coca-Cola.

IMG_2557

Los artistas de Memorias del Subdesarrollo utilizan la violencia y la pornomiseria que provoca la desigualdad y la convierten en arcilla para mostrar las cuarteaduras de la búsqueda por un progreso interminable (o interminado). Visiones de un proyecto moderno que, debido a sus inherentes contradicciones, no termina de cuajar.

Vista desde la lupa actual, esta exposición puede convertirse en una panorámica que ayude a comprender los procesos actuales en Venezuela, Brasil, Cuba, Nicaragua y en general, de la Latinoamérica de hoy.

Apoye con su asistencia a esta resistencia y diga “no al capitalismo” en el Museo Jumex hasta el 9 de septiembre de 2018.