Una de las características de la comida mexicana es su disposición a la versatilidad. Hemos aprendido a ver la masa de la tortilla como una caja fuerte con millones de combinaciones, cuyo único objetivo es abrir el goce de nuestro paladar.

Hemos aprendido a comer los mismos platillos ya sea para el desayuno, el almuerzo, la comida, la merienda o la cena: enchiladas, quesadillas, tortas, tacos o sopes. Son estos últimos la estrella de Los sopes de la 9, lugar que ofrece más de 50 variedades de este platillo.

Fundado hace 36 años por Raúl Flores, el giro de este local era completamente distinto; se trataba de una cremería. Con la intención de vender más sus productos, el dueño decidió incursionar en los sopes, los cuales terminaron siendo mejor negocio, convirtiendo este lugar en lo que es hoy en día.

SOPES

Su nombre se lo debe a la primera sucursal, ubicada en la antigua Avenida Nueve, llamada ahora Luis Spota. Las combinaciones dependen de la creatividad del comensal; si este es tradicional podrá probar alguno de bistec, chicharrón seco, prensado o en salsa verde, de chuleta ahumada, cochinita, suadero, tocino o chorizo.

Los verdaderos glotones le podrían entrar a la creación del chef Many (camarones, tocino, champiñones, cebolla, jitomate y queso chihuahua). Pero si la intención es sentirse como en la playa, está el sope de mar (pulpo frito encebollado, marlín ahumado con cebolla y pimiento morón, camarón encebollado con tocino y filete de pescado asado o empanizado). Por último, para los campeones, el súper sope (bistec, hongos, tocino, cebolla, chile poblano, chuleta ahumada).

IMG_5875

Los sopes de la 9 son del tamaño que cualquier persona que disfruta comer desea; es decir, como plato fuerte y no sólo como apertura del festín. Para aquellos que prefieran otro tipo de combinación para su paladar hay mole de olla, pozole, sopa azteca o platillos versátiles como enchiladas, gorditas, tacos y alambres.

Para cerrar decentemente hay helados, pasteles, el tipíco flan (napolitano, de cajeta o normal) o los helados que vienen en fruta, con un ligero sabor a infancia. La cereza sobre el pastel son las aguas frescas que, siguiendo la filosofía de este lugar, obedecen a la combinación deseada por el comensal.

Aquí puedes checar las sucursales.