«¿Quién fue la madre del diablo que a tanta gente hace penar?».

Allá, en donde el paisaje es plano, todo gris cubierto por el polvo; ahí en donde los enormes cactus se plantan como naturales dueños de la tierra, formando un bosque árido en el que los sueños se construyen a base de sal. Zapotitlán, Puebla: lugar del abandono. Hogar de Cheba y Serafina, dos mujeres “enfermas del alma” que enfrentan la maternidad anhelando siempre lo que no se cumple nunca.

Captura de pantalla 2015-04-01 a la(s) 22.42.28

La Tirisia (2014) es el segundo largometraje del mexicano Jorge Pérez Solano, quien por segunda ocasión (anteriormente en su opera prima Espiral) retrata la vida de las mujeres acorraladas por el machismo; aquellas madres que cargan con la culpa, los hijos y el desprecio de sus hombres; aquellas que están siempre esperando: las tirisientas.

Entre tabúes y arquetipos, entre religión y política, entre payasos y circo, como la vida misma, se encuentran ambas, haciendo acrobacias para abatir las penas. La Tiricia es una cinta escaza en diálogos y colmada de metáforas que nos cuenta la historia a través de sus silencios y sus paisajes, estos últimos retratados por César Gutiérrez Miranda (también fotógrafo de Workers).

Captura de pantalla 2015-04-01 a la(s) 22.43.15

Una película costumbrista: una tema dramático, una locación rural, un gobernador en campaña y mucha pobreza. Sin embargo, no es una cinta mexicana más; su belleza visual, sonora y simbólica le otorgan un lugar en la lista del cine mexicano de calidad.

La Tirisia se puede ver en Filminlatino aquí.