Porque la cultura también son tacos de carnitas y todos aquellos alimentos que con su sabor revientan nuestros sentidos, porque no hay nada como hinchar los ojos de deseo y terminar desquitándose. Por eso y por nuestro estómago, en Melí Meló Cultura inauguramos Saboreo, una sección dedicada a la comida, a recomendar las «delicias formales o informales que a diario sorprenden a millones de habitantes en esta enorme ciudad», como nos platica Juan Pablo San Esteban en La Birria…Birria! Un chivo frente al Azteca, texto con el que inauguramos.

Además, en esta sección podrás encontrar diversos artículos, crónicas, notas, videos y audios relacionados al tema culinario, desde recomendaciones de libros, películas, obras de teatro, ferias y mucho más. A partir de ahora, te invitamos a saborear la cultura. Será un tremendo atracón.

Paloma Oseguera (Editorial)

La Birria…Birria! Un chivo frente al Azteca

Necesito llenarme la barriga, consentir mi corazón y sudar del coco. Busco lugares donde comer a un precio que valga lo que se sirve en el plato, la servilleta, el aluminio o el papel. Alimentos  que sirvan de fragancia para las calles, delicias formales o informales que a diario sorprenden a millones de habitantes en esta enorme ciudad, sustentos cariñosos en medio de esta locura. Fiestas de sabor.

Michoacanisimo1

Esta vez, frente a mi se desliza un cuenco de barro que libera un aroma a cerro, piedra, tierra y chile rojo. Al bajar la mirada me reta un caldo abundante de chivo en trozos. Vuelan mariposas en el estómago. En el barrio de Santa Úrsula Coapa, al sur de la ciudad de México, crece desde 1988 un rincón con un toque cantinero familiar especializado en birria original del estado de Michoacán. Este centro ceremonial llamado Michoacaníssimo La Birria… Birria! se ubica en la calle de San Guillermo al inicio de la avenida Santa Úrsula.

«La preparación de esta gloria es secreta,

pero su degustación se ha convertido en chisme».

Michoacanísimo3

La preparación de esta gloria es secreta, pero su degustación se ha convertido en chisme. A diferencia de otras como la jalisciense o la del Estado de México, esta se cocina entre 8 y 12 horas diarias y se sirve dentro del ya mencionado manjar acuoso. De surtida o pura maciza, con cebolla, cilantro, limón y salsa, esta variante levanta muertos se acompaña de tortillas hechas a mano, quesadillas, ensalada de aguacate con cebolla morada y chile habanero, más un refill de caldo para el que se haya quedado picado. Para que la amistad con lo ingerido fluya se puede beber una cerveza de barril en bola, un Clamato, un refresco preparado o un agua de sabor. De postre un flan o un helado, y todo listo para continuar.

El Michoacaíssimo abre todos los días de 9:00 a 19:00. Sábados y domingos desde temprano le cae el comensal, y hay que contemplar que la hora pico entre semana es la de la comida.

Precio: Hasta $150 por persona.

Cuenta con 2 sucursales, la de San Guillermo (debajo de un gimnasio) y otra a una cuadra sobre Santa Úrsula.