«Un sistema basado en ideas, conceptos, teorías y prejuicios enraizados en la mentalidad, en la manera de ver el mundo que prevalece en nuestra sociedad; aprendidos en medios como la televisión y la prensa, así como en las políticas públicas, pero nunca reconocido abiertamente. Es un racismo velado, escurridizo, difícil de cernir», comenta César Carrillo, curador de la exposición Imágenes para Ver-Te.

Abro este artículo rescatando en específico el concepto de “racismo velado”, aquel que nos caracteriza como sociedad mexicana.

IMG_5660

Los estudios y significados en torno al término raza fueron hechos particularmente en los países europeos, de donde los heredamos, de manera arbitraria y posisionando a la raza blanca como superior. Sin embargo, ese racismo ha mutado. Hoy en día el racismo no sólo distingue entre color de piel sino también otros rasgos físicos y culturales, maneras de hablar y de vestir. El relevo lo han tomado los medios de comunicación, la industria cinematográfica y la publicidad, quienes dictan las diferencias entre la gente rica y la pobre, la culta y la inculta. ¿Será que el racismo ha mutado a un clasismo?

Hemos decidido que el indígena o el descendiente del indígena es inculto, sin educación. Decidimos que tiene mayor probabilidad de ser un criminal que una persona blanca; incluso hay anuncios de trabajo que piden a las personas de piel morena abstenerse: “sólo look polanco”, se lee. Interesante si consideramos que la mayoría de la población mexicana es indígena y que probablemente nosotros tengamos descendencia indígena debido al mestizaje.

«¿Cómo ocurrió esto? ¿por qué menospreciamos a quienes poseen un mismo origen y rasgos parecidos a los nuestros? ¿por qué los libros de texto enseñan a enaltecer las civilizaciones prehispánicas y en la práctica hay en más de un sentido una negación de los pueblos indígenas contemporáneos?», se pregunta César Carrillo.

Probablemente, la obra que refleja ese racismo moderno, evolucionado e insertado en nuestra cotidianidad sea el cuadro a gran formato que rescata los titulares, tweets y publicaciones racistas.

Más que hablar de las afectaciones del racismo, esta exposición revista históricamente su evolución a lo largo de los siglos en México, no hay distracciones para mirar fuera del espejo en otros países. Sólo podemos mirarnos a nosotros mismos.

Imágenes para Ver-Te se exhibe en el Museo de la Ciudad de México hasta el 16 de octubre de 2016.