La iniciativa Hertzflimmern cumplió su sexta edición el pasado 10 y 11 de febrero con un evento titulado “electrónica de género”. La sesión estuvo compuesta por un conversatorio el viernes 11 en las instalaciones de Goethe Institute y un concierto en el foro Bajo Circuito al día siguiente.

Una noche fría contextualizó el conversatorio en donde se presentaron las productoras y DJ’s Kris Berle (MX) y Mila Stern (DE), así como Val Anzaldo Editora en Jefe de Thump México y Lucía Anaya (Derré Tidá), quién estuvo a cargo del papel de moderadora. Durante la charla se entretejió como una constante la pregunta ¿Tiene la música género o sólo es música? A la que las participantes dieron sus puntos de vista.

Captura de pantalla 2017-02-16 a la(s) 12.24.20

Mientras que para Mila Stern el contexto berlinense ha sido amable, Kris y Val mostraron una postura distinta, al aceptar que los espacios para las mujeres se ven reducidos en México. No obstante, es de destacar lo que la editora de Thump México propone: practicar con el ejemplo y no sólo con el discurso, como mujeres dar espacios a mujeres y dejar que los eventos no sólo cubran una forzada cuota de género en los carteles, si no involucrarnos en la organización, planeación y demás ámbitos de tomas de decisiones.

Destaca también la forma en la que las productoras escuchan y consumen sonoridades y como Dj’s eligen sus sets: nunca pensando en el género ni en el porcentaje de chicas que se encuentran en sus playlist; así, Kris Berle destacó que la música está compuesta y producida por seres humanos, no por un género en específico.

En este sentido sabemos que es cierto que la música tiene parámetros estéticos que no se someten específicamente al género; sin embargo, aseveraciones como las de José Jimenez quien apunta que “<<EL ARTE >> no es una realidad esencial inmutable, si no un conjunto de prácticas y representaciones sometidas a un vertiginoso proceso de cambios y ajustes, como cualquier otra dimensión de la cultura”[1] pueden cambiar la forma de estructurar la organización y difusión de eventos musicales.

Captura de pantalla 2017-02-16 a la(s) 12.24.52

Es quizá por esta razón que, en un contexto como el de la escena de música nacional, debemos seguir pensando en proyectar eventos de género: para dar espacios, difusión y ver la representatividad que las mujeres están teniendo como parte de la historia. Si en algún momento, el equilibrio natural llega a la mente y praxis en la sociedad, las prioridades pueden girar en otra dirección.

Con este conversatorio como antecedente y las reflexiones que generó, el viernes 11 de febrero pudimos asistir al evento en dónde Kris Berle, Regina Puma, Mila Stern y Lena Willikens demostraron que su calidad sonora rebasa fronteras, géneros y corporalidades.

Con un lleno en ascenso y un público heterogéneo la noche se pintó de techno y baile con Kris Berle y Regina Puma, para ofrecer la esencia del género con Mila Stern y su recorrido por el underground Berlinés. Finalmente Lena Willikens enfangó nuestros sentidos con frecuencias que entraban por los oídos para recorrer nuestro intestino y salir en forma de baile.

Así, el evento realizado por ROCKETS y el Goethe Institute en el marco del año dual Alemania-México cumplió el objetivo al ofrecer música y reflexión en torno al sonido.


[1] Jiménez, José. Teoría del arte. Tecnos/Alianza. Madrid, 2002. P 231