«Da lo mismo que seas un edificio, un territorio, una fotografía, un píxel, una persona: sentir es que el mundo que te rodea deje su impronta en ti, interiorizar sus campos de fuerza y transformarse. Y transformarse duele.» – Forensic Architecture

En algún momento dejamos ir una de la facetas más importantes de la etimología de “forense”, el hecho de que se trata de algo público, de una explicación que se tiene que dar en un foro. Lo forense no sólo le compete a la policía, al ejército o a las instituciones gubernamentales, le compete también a los ciudadanos. Y es justamente bajo esta idea que se forma el colectivo Forensic Architecture.

Captura de pantalla 2017-11-13 a la(s) 11.29.58

Este colectivo, que reúne a un equipo interdisciplinario de investigadores, arquitectos, artistas, cineastas, periodistas de investigación, arqueólogos, abogados, científicos, y especialistas tecnológicos se ha dedicado a elaborar investigaciones forenses independientes de distintas violaciones a los derechos humanos, presentando como resultado final peritajes, maquetas, animaciones, análisis de videos y cartografías interactivas.

En la exposición que actualmente presentan en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) hasta el 7 de enero de 2018, la pieza central es la investigación sobre el caso de los 43 estudiantes desaparecidos de la escuela normal rural de Ayotzinapa. Este trabajo revela una verdad que siempre supimos, escondida detrás de incongruencias en el relato oficial, que exhibe a un gobierno y lo confronta con su propia versión.

ForensicArchitecture4

La labor social de este colectivo se ha adentrado en temas de prisioneros de guerra y tortura, ecocidios, negligencias por parte de la autoridades ante las migraciones, el abuso de poder, entre muchas otras violaciones con las que lamentablemente nos hemos ido familiarizando.

Sin embargo, Forensic Architecture debe también verse más allá de un caso en específico y no sólo repensar las posibilidades del cruce entre disciplinas artísticas y sociales, sino también en la importancia de, desde el ámbito ciudadano y si es posible independiente, retomar los espacios y labores públicas, sean físicas o no.