«Por más que envejezco no consigo ser un adulto».

– Alex Olvera[1]

Hemos amalgamado costumbres, tradiciones y consumo de otras culturas… las hemos “mexicanizado”. Extrañas mezclas que hemos construido en espacios de recreación: Frankensateins-mestizos de la diversión; la ingesta de alcohol y la música.

¿Cómo explicar la diversión en tiempos modernos? La mezcla entre la tradición, la identidad y el consumo de artes y costumbres hace de los actores híbridos culturales. Tomamos un poco de aquí mezclado con un poco de allá; le ponemos un poco de ritmo… le agregamos hielo y alcohol; le ponemos colores vistosos adornados con los símbolos del momento… ¡Listo! se genera la diversión.

*No te pierdas Estridencia-México-Alcohol (parte 1)

Pasagüero

En 2004 inició actividades este lugar que se ha convertido al paso del tiempo en un referente inmediato del movimiento alternativo, el Indie, movimiento con rasgos contraculturales… Un espacio para echar el trago, enganchado a propuestas musicales variadas y diversas: desde el hip-hop de Banda Baston a la cumbia de los Ángeles Azules, del surf de Lost Acapulco a los beats de DATA ROCK, de la fusión de Nortec a la balada de Ximena Sariñana… o simplemente llegar y poner una buena rola con el antes innovador IPOD; precursores en la diversión, la aplicación tecnológica y el chupe desmedido.

pasa-guero

Un proyecto de tres hermanos, con raíces en la calle de Motolínea 33, que entrelaza, de la mano de Chucho Reyes (1880-1977),[2] las historias de la Revolución para tomar el nombre de este lugar:

«Pasagüero, palabra en desusos desde tiempos de la Revolución Mexicana, cuando se llamaba así las casas a las que soldados eran invitados a pasar por mujeres en sus puertas. Pasa güero, pasa… y con la que en Veracruz se conocía las zonas rojas, callejones llenos de música y lugares donde todo se valía.

Pasagüero, palabra que leí por primera vez en una pintura de Chucho Reyes cuando, en 2004, buscaba en su casa que llevar para la ofrenda de muertos en su honor con la que reinauguraríamos el lugar, después de meses de funcionar únicamente como “Motolinea 33”. Uno de mis amigos le comentó a otro que no fue a la fiesta: “Pandal acaba de inaugurar una bodega en el Centro…”

Esa “bodega”se convirtió en el lugar que la escena independiente de la Ciudad de México necesitaba, en un lugar donde exponer y divertirse, escuchar y ver a las nuevas bandas, conocer artistas y diseñadores emergentes. Un lugar para gritar y mostrarse sin restricciones.

En Pasagüero tocan por última vez bandas que no vuelven a caber en locales cerrados y personales, artistas y disqueras independientes retoman popularidad y se enlazan carreras de nuevos talentos entre exposiciones, pasarelas, talleres, festivales, muestras de cine, performance, diseño, video y moda». (Ricardo Pandal 2008[3])

Amandititita corre de un lugar a otro, mientras la Mala Rodriguez y Anita Tixux gritan en voz alta contra el sistema y Cerati observa el concierto de Data Rock. Till de Ramstein se folla a una fan from hell en el VIP, Olallo, Rulo y Sopitas se toman un trago en la barra de atrás, Kinki se alista junto a Plastilina Mosh para hacer mover la nalguita a unos muertos que llegaron al lugar. Camilo Lara y el IMS componen “Hiedra Venenosa” que relata como en “PASA” se da el amor y el baile[4], “Nortec” conecta mientras su banda afina las trompetas y preparan la siguiente descarga de energía, “Shidarta” se presenta ante diez personas no se arrepiente de dejar a Zoé en su apogeo e inicia un viaje cual “naufrago”[5] hacía el BACALAR.

Hay lugares que se construyen por las marcas… Pasagüero se ha construido por el talento y las personas que han estado ahí.

Friday I’m in’ Love

A veces me pregunto cómo los directores de cine plasman su pensamiento en sus films, de Fight Club a Nosotros Los Pobres, y me respondo: indudablemente hacen una mezcla de segmentos de la realidad.

Jerónimas desde 2008 ha hecho, con la música de The Cure, grafitti de Chicago y una carta que nos hace viajar a través del cine, un lugar al más puro estilo juvenil que recrea un espacio de cerveza, música, café y buena comida.

captura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-20-04-31

Xavier, “Xavs” para los cuates, platica como este lugar se planeó entre charlas y cervezas en el Salón Corona[6]. Hay que aceptar que la vida puede ser ligera o pesada, según la actitud, pero ¿cómo se vive la vida? Pues a partir de ideas. No es una verdad absoluta, sólo es una respuesta sugerida, y entre esas platicas había que pensar en todo, incluso que se vendería; lo único que se tenía claro era que habría cerveza en el lugarJ. Preguntarse: ¿por qué incluir a la cultura dentro del lugar? ¿qué muebles usar? Las respuestas no son inmediatas, la creación no es tarea fácil, pero desde las primeras aportaciones, del diseñador industrial Constantino Landa, se dispuso el mobiliario; se realizaron proyecciones de cine, presentaciones de libros, y así la idea comenzó a funcionar, la convivencia y el intercambio se volvió el fin.

De lunes a jueves es un lugar donde estudiantes, profesores y uno que otro artista o poeta perdido se toman un buen desayuno con cerveza, de la comercial o una artesanal. Pero los viernes nos deja muy en claro que este lugar es para enamorarse, pintada en uno de los muros por grafittero latino JC Rivera[7], quien durante 2015 y 2016 ha intervenido el sitio, se puede leer la frase “Friday I’m in love”, título de una canción de The Cure. De la mano de “The Bear Champ”, los muros del lugar recrean un sueño que se puede observar en realidad. Observar, apropiarse y reproducir es muy sencillo si se pone atención.

Los mexicanos, desde el pasado inamovible hasta el presente constante y cambiante, no dejamos el alcohol como un eje transversal que cruza los diferentes espacios, alegra los corazones o nos lleva a la melancolía. El viaje no tiene un kilometraje destinado; la veleta puede girar en todas direcciones, pero son los pasos los que nos llevan al lugar deseado.


[1] Escritor que menciono dicha frase en una plática de barra, y como dice el dicho “Al aire las compongo”.
[2] https://fondeadora.mx/projects/chucho-reyes
[3] “Pasagüero 2004-2008”. Edit. Perros Press en colaboración con Pasagüero. México 2008.
[4] https://www.youtube.com/watch?v=b_Re9pSd4v0
[5] https://www.youtube.com/watch?v=xgyJsfXkD_4
[6] Otro lugar tradicional de ingesta de chupe y muy muy clasico; ahora con muchas sucursales, pero el primero se encuentra en la calle Bolivar casí esquina Madero desde 1928.
[7] http://artbyjcrivera.bigcartel.com/