«Jackson Heights in an accident of demography, geography and zoning. Or maybe it’s a community, a place given coherence by the rough serendipity of strangers adjusting to one another’s presence.» – A.O. Scott y Manhola Dargis

Debo admitir que cuando fui a ver este documental no tenía la más remota idea de quién es su director. Me atrajeron dos cosas: la duración (3 horas y 10 minutos) y el hecho de que se trataba de un barrio en Nueva York en el cual se hablan 167 idiomas.

Jackson Heights es un barrio, en Queens, Nueva York en el cual viven y conviven inmigrantes mexicanos, sudamericanos y asiáticos formando un abanico de idiomas y culturas. El documentalista Frederick Wiseman, cuyas películas han estado siempre enfocadas en instituciones, organizaciones y ciudades, se adentra en este pequeño cosmos para retratar el día a día de sus habitantes.

74th st

Naturalmente, lo interesante del documental son las interrogantes que nacen a partir de la idea de que ciertas culturas no pueden coexistir o acoplarse. Jackson Heights demuestra lo contrario, y le abre posibilidad a la idea romántica de que existe un lugar en el mundo donde todos caben.

Sin embargo, existe una amenaza para este barrio multicultural: la gentrificación. Wiseman, de manera sutil aborda este conflicto, así como las diversas costumbres religiosas, políticas y sociales de las personas que integran Jackson Heights, tocando otro punto sensible de Estados Unidos, el dilema que afrontan los migrantes al tener que decidir preservar sus tradiciones, estilo de vida y cultura o de adaptarse a los de su país de residencia.

jackson heights

Parte importante del documental se desarrolla en la oficina de quien tiene la titánica tarea de representar frente al congreso a Jackson Heights, así como un centro comunitario enfocado principalmente a los hispanos.

Desde mi punto de vista, Wiseman se enfoca en ciertas comunidades migrantes “dominantes” o ya conocidas, dejando la promesa de una multicultura en la sinopsis. Puede ser que yo esperara lo estrafalario mientras que el director es pura sutileza. Puede ser también que al final, a pesar de ser 167 idiomas existen comunidades más amplias, más abiertas y más importantes que otras.

A pesar de que para algunos la duración pueda ser excesiva, en ciertos momentos parece necesaria para realizar este retrato documental de una de la ciudades más famosas del mundo, mirada desde un ángulo más allá del city branding.

In Jackson Heights se proyecta actualmente en la Cineteca Nacional y en el Cine Tonalá